«Las Naciones Unidas y la Santa Sede comparten ideas y objetivos comunes» (alas97)

f4b234cf8d

El Santo Padre ha recibido esta mañana en audiencia en el Palacio Apostólico Vaticano al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Ban- Ki-Moon, que sucesivamente se ha encontrado con el cardenal Tarcisio Bertone ,Secretario de Estado, a quien acompañaba monseñor Antoine Camilleri, Subsecretario para las Relaciones con los Estados.

“El encuentro -informa un comunicado- se sitúa en la línea de las audiencias que los pontífices conceden a los diversos Secretarios Generales de las Naciones Unidas y expresa la estima de la Santa Sede por el papel clave de las Naciones Unidas en la defensa de la paz en el mundo, en la promoción del bien común de la humanidad y en la tutela de los derechos fundamentales del ser humano”.

“En los coloquios, caracterizados por la cordialidad, se han abordado cuestiones de interés recíproco. En particular se ha hablado de las situaciones de conflicto y de grave emergencia humanitaria, sobre todo en Siria, y de otras, como las de la península coreana y del continente africano, donde la paz y la estabilidad se ven amenazadas. Se han tratado igualmente los problemas de la trata de personas, especialmente de las mujeres, y los de los refugiados y emigrantes. El Secretario General de la ONU, que ha iniciado hace poco su segundo mandato, ha presentado su programa para el próximo quinquenio, centrado, entre otras cosas en la prevención de los conflictos, la solidaridad internacional y el desarrollo económico ecuo y sostenible”.

El Papa Francisco ha recordado también la aportación de la Iglesia Católica, a partir de su identidad y de los medios que le son propios, en favor de la dignidad humana integral y de la promoción de una “cultura del encuentro” que concurra a los fines institucionales más elevados de la ONU”.

El Pontífice fue invitado a intervenir en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, como hicieron Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Lo indicó el portavoz de la Santa Sede, el jesuita Federico Lombardi al final del encuentro de esta mañana entre el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y el Papa Francisco.

http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/bergoglio-ban-ki-moon-papa-el-papa-pope-23925/

Nota: ¿pueden andar dos juntos, si no se hubieran puesto de acuerdo? Nos advierte  el Señor por medio del profeta Amos (Amos 3:3).

Convencido estamos, por los suficientes elementos que tenemos acerca del papel que desempeña la ONU dentro de los planes del NWO por parte de la élite. ¿Qué tienen de común estos dos?

Pues que son parte del mismo gran engaño para atrapar las consciencias de los moradores de la tierra y mantenerlas cautivos bajo el control de Satanás hundidas en la oscuridad, mientras implanta su religión solar en todo el mundo.

En fin, hablan de paz pero los espíritus inmundos que los poseen no la pueden otorgar porque esta solo pertenece a Dios y a quienes guardan sus mandamientos (Isaías 48:17-19; Juan 14:27).

La hora del juicio de Dios está llegando, mientras que los dos bandos comienzan a separarse perfectamente delineados e identificados..

Nos queda poco tiempo.

Que el Señor los bendiga.

alas97

3 comentarios en “«Las Naciones Unidas y la Santa Sede comparten ideas y objetivos comunes» (alas97)

  1. Tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo (Gén. 3:5).
    Aunque la mujer estaba sola, Satanás se dirigió a ella con la segunda persona del plural, “ustedes”. De este modo, tal vez estuviera apelando a su orgullo y tratando de hacerla sentir importante, como si fuera la portavoz de la pareja. Sea como fuere, parece que Eva se tomó la libertad de hablar por los dos: “Del fruto de los árboles del jardín podemos comer”. Satanás también manipuló la realidad. Dio a entender que Jehová había sido injusto con Adán y Eva, pues, según él, les había prohibido “comer de todo árbol del jardín”. Luego, animó a la mujer a pensar en sí misma y en cómo podría, supuestamente, mejorar su situación en la vida y “ser como Dios”. Al final, consiguió que centrara su atención en el árbol y el fruto, y no en su relación con su Padre celestial, quien le había dado todo lo que tenía (Gén. 3:1-6). Lamentablemente, Eva comió del fruto, y así demostró que Jehová no era la persona más importante de su vida. w11 15/5 3:4, 5

    • Muy bien apuntado. Por eso, la profecía sólo designa un rey del norte que es occidente. Occidente incluye a todos los poderes que lo conforman como el Vaticano (a la cabeza), Europa, EEUU, ONU, OTAN…

      Muchas gracias por tu aportación. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.