Los científicos descubrieron la causa de la muerte masiva de abejas y es peor de lo que se pensaba

La misteriosa mortandad de las abejas que polinizan 30.000 millones de dólares en cultivos en los EE.UU. ha diezmado tanto la población apis mellifera de los Estados Unidos, que un mal invierno podría dejar campos en barbecho. Ahora un nuevo estudio ha identificado algunas de las probables causas de muertes de abejas y de los resultados en lugar de miedo muestran que evitar la muerte masiva de las abejas será mucho más difícil de lo que pensaba.

Los científicos han luchado para encontrar el detonante del llamado Sindrome de Colapso de las Colmenas (CCD por sus siglas en ingles), que ha acabado con un estimado de 10 millones de colmenas, por valor de $ 2 mil millones de dólares en los últimos seis años. La sospecha ha caído sobre los pesticidas, parásitos portadores de enfermedades y la mala nutrición.

Pero en la primer estudio de su tipo publicado hoy en la revista PLoS ONE, los científicos de la Universidad de Maryland y el Departamento de Agricultura de EE.UU. han identificado una mezcla extraña de pesticidas y fungicidas que contaminan el polen que las abejas recolectan para alimentar sus colmenas. Los resultados abren nuevos caminos para explicar por qué un gran número de abejas están muriendo a pesar de que no se identifica la causa específica de CCD, donde toda una colmena muere a la vez.

Cuando los investigadores recogen el polen de las colmenas en la costa este de la polinización de arándanos, sandía y otros cultivos y alimentan a las abejas sanas, las abejas mostraron una disminución significativa en su capacidad para resistir a la infección por un parásito llamado Nosema ceranae.

El polen se contaminó en promedio con nueve pesticidas y fungicidas diferentes aunque los científicos descubrieron 21 productos químicos agrícolas en una muestra. Los científicos identificaron ocho químico asociados con un mayor riesgo de infección por el parásito.

Lo más inquietante, las abejas que comían polen contaminado con fungicidas tuvieron tres veces más probabilidades de ser infectadas por el parásito. Ampliamente utilizado, se había pensado que estos fungicidas son inofensivos para las abejas, ya que están diseñados para matar los hongos, no los insectos, en los cultivos como las manzanas.

“Hay cada vez más pruebas que los fungicidas pueden estar afectando a las abejas y creo que lo que pone de relieve la necesidad de volver a evaluar la forma en que etiquetamos estos productos químicos agrícolas”, dijo Dennis vanEngelsdorp, autor principal del estudio.

Las etiquetas de los pesticidas advierten a los agricultores de no rociar cuando las abejas polinizadoras están en la vecindad, pero estas precauciones no se aplica a los fungicidas.

Las poblaciones de abejas son tan bajas en los EE.UU. que ahora tiene 60% de las colonias sobrevivientes del país sólo para polinizar los cultivos de almendras en California. Y este no es sólo un problema de la costa oeste de California, ya que el estado es el proveedor del 80% de las almendras del mundo, un mercado de un valor de $ 4 mil millones de dólares.

En los últimos años, una clase de químicos llamados neonicotinoides se ha vinculado a las muertes de abejas y de los reguladores han prohibido el uso de estos pesticidas durante dos años en Europa, donde las poblaciones de abejas también se han desplomado. Pero van Engelsdorp, científico investigador asistente en la Universidad de Maryland, dice que el nuevo estudio muestra que la interacción de múltiples pesticidas está afectando la salud de las abejas.

“El tema de los pesticidas en sí mismo es mucho más complejo de lo que hemos llegado a creer”, dice. “Es mucho más complicado que un solo producto, lo que significa, por supuesto, la solución no consiste en simplemente la prohibición de un tipo de producto.”

El estudio encontró otra complicación en los esfuerzos para salvar a las abejas: las abejas de Estados Unidos, que son descendientes de las abejas europeas, no llevan el polen a casa de los cultivos nativos norteamericanos sino recogen comida de las malas hierbas y flores silvestres cercanas. Ese polen, sin embargo, fue también contaminados con plaguicidas, incluso aunque esas plantas no eran el objetivo de la pulverización.

Artículo escrito por Tod WoodyFuente: http://www.apinews.com

Nota dezpierta: Albert Einstein dijo: “Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida”.

¿Por qué el hombre sólo viviría 4 años, según la cita de Einstein? Porque sin abejas no existe la polinización, y sin polinización no hay reproducción en las plantas, sin plantas no hay alimentos para los animales vegetarianos, y para quienes se alimentan de ellos.

La Biblia dice: “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra”. (Apocalipsis 11:18)

El egoísmo del ser humano es el que destruye la tierra. En este versículo concreto no habla de otros condenados más que los que destruyen la tierra. Pero ¿quienes destruyen la tierra?, ¿sólo los de las industrias químicas, las petroleras, las madereras, etc?

Deberíamos (y yo me incluyo, por supuesto) ser más conscientes de lo que nuestros gustos y nuestra forma de vida repercute en la creación de Dios. La forma irresponsable en la que consumimos favorece una industria voraz que deteriora poco a poco la tierra.

El mundo no fue creado para que el ser humano se convirtiera en la plaga que es hoy.

Hasta hace 200 años, el que quería comer carne tenía que engordar al animal y después matarlo. O si quería arroz tenía que plantarlo o intercambiarlo en el pueblo de al lado por algún otro producto que se pudiera producir en las tierra de su propiedad.

Hoy en día consumimos carne que proviene de una industria descorazonada que mata a millones de animales para saciar la voracidad del ser humano. Esos animales son tratados como mercancía desde que nacen hasta que son sacrificados.

Compramos arroz que proviene de campos de cultivo asiáticos en los que niños son obligados a trabajar por unos céntimos al día.

Jugamos con balones de fútbol que son cosidos por niños en China y a los que las grandes marcas explotan sin piedad.

Consumimos como una enorme y voraz plaga aquello que nosotros no producimos y para sacar gran rentabilidad de ello, las grandes corporaciones tratan el planeta sin piedad alguna.

El ser humano no fue creado para reunirse en torno a macrociudades sino para expandirse en la tierra y trabajar con respeto en ella.

¿De qué sirven los grandes adelantos científicos?, ¿me soluciona algo que el hombre haya llegado a la luna?, ¿sería feliz sin coche o moto?, ¿podría vivir sin teléfono móvil?, ¿y sin televisión?

Es cierto que la vida sería más dura en el campo que lo es en la ciudad, pero al menos no tendríamos que ir al gimnasio después de tirarnos ocho horas sentados frente a un ordenador. Y no moriríamos de infartos por el sedentarismo, ni de ictus por estrés, ni de cáncer (al menos no en tanta proporción) por la porquería que comemos, bebemos y respiramos.

El mundo se acaba porque nosotros estamos acabando con él. Jesús posiblemente vendrá cuando el final de nuestra existencia esté a las puertas, gracias a nuestro egoísmo y a nuestra voracidad.

La cuestión es que cuando el mundo empiece a caerse a pedazos, los primeros que morirán bajo los cascotes de la civilización serán aquellos que vivan al amparo de las ciudades, donde no habrá más que cemento y metal para echarse a la boca.

Salgamos de las ciudades, aún estamos a tiempo.

Que Dios os bendiga.