Los intereses del Nuevo Orden Mundial en Siria

Queridos amigos, nos están alertando y no queremos darnos por enterados:

Los medios de comunicación desinforman porque cumplen con los intereses de las élites.

La gente de Siria votó mayoritariamente a su líder en unas elecciones, así que parece que Al Assad no es un dictador, como algunos se empeñan en decir.

Manipulan las imagenes, utilizan y reutilizan a los niños para controlar la opinión pública.

Están muy interesados en echar a Al Assad del gobierno de Siria porque no lo pueden controlar y pretenden colocar a su títere al mando.

¿Por qué quieren controlar Siria y han arrasado con el resto de países que rodean Palestina?

Obviamente por motivos geoestratégicos y económicos, pero no olvidemos que quien controla occidente son, mayoritariamente, una élite judía (que sigue esperando a su mesías), cristianos sionistas y el Vaticano.

Tanto unos como otros pretenden la instauración de Jerusalén como centro de la religión. Los judíos creen que para que venga su mesías, el tercer templo debe ser reconstruido, los protestantes sionistas creen que, para que regrese Cristo, también es necesaria la reconstrucción del Templo en la explanada de las mezquitas y el Vaticano también está muy interesado en tomar parte del pastel.

¿Problema? La ONU sigue manteniendo que el estatus de Jerusalén es el de una ciudad internacional cuya soberanía debe ser resuelta en futuras negociaciones palestino-israelíes, por lo que considera una «ocupación ilegal» el control israelí sobre Jerusalén Este.

Y para más inri, la explanada del Templo (o de las mezquitas) está totalmente controlada por los musulmanes. Es imposible reconstruir el Tercer Templo, estando los santuarios islámicos en ese emplazamiento.

¿Solución? Controlar a los líderes de los países musulmanes que rodean Palestina, quitar a la fuerza el control de Jerusalén a los musulmanes y destruir las mezquitas.

La profecía parece decir que Siria será finalmente controlada por occidente, y que el “eje del bien” conseguirá su objetivo.

Preparémonos para el Gran Engaño.