EE UU prueba a sus ciudadanos que el calentamiento es real

Obama_calentamiento

Un informe de la Casa Blanca muestra los estragos del cambio climático

El presidente apoya las evidencias científicas en televisión

Los efectos del cambio climático ya no son una amenaza lejana, un problema que se pueda postergar. Tal y como alertaron los científicos de la ONU hace unos meses, la subida del nivel del mar, la acidificación de los océanos, las sequías y las inundaciones van dejando su impronta en todo el mundo. Y Estados Unidos, el segundo país —por detrás de China— que más gases de efecto invernadero emite, es mucho más consciente desde que este martes la Casa Blanca hizo público un informe que alerta sobre las consecuencias del calentamiento en su territorio: dependiendo de dónde vivan, los estadounidenses tendrán más dificultad para acceder al agua, sufrirán más lluvias torrenciales o verán mermadas las cosechas.

El informe, elaborado durante cuatro años por más de dos centenares de científicos y varias agencias gubernamentales, pretende exponer la literatura científica disponible acerca de un problema que preocupa a todos los líderes mundiales. Especialmente, a medida que se acerca la decisiva cita que tienen el año que viene en París, donde la cumbre del clima debería sustituir —y mejorar— el protocolo de Kioto y asignar un nuevo reparto internacional de emisiones. El llamado Informe Nacional del Clima es el tercero que encarga la Casa Blanca. Sin embargo, ninguno de los otros dos presidentes apoyó sus conclusiones como lo hizo ayer Barack Obama: el presidente dio varias entrevistas en televisión para hablar del cambio climático.

…Aún no se puede afirmar que EE UU se quiera poner al frente de la ofensiva global contra el cambio climático, pero si quisiera hacerlo la UE ya no le disputaría el puesto como antes. Tras meses de tiras y aflojas entre los Estados, Bruselas aprobó en enero un compromiso medioambiental para 2030 menos ambicioso que el actual, algo que se ha interpretado como un paso atrás en su liderazgo internacional en materia de cambio climático.

Holdren chemtrails

Desde Washington, en cambio, ayer se lanzó la que sus autores consideran “la mayor señal de alarma” sobre la urgencia con la que EE UU debe responder al desafío del clima. “Ya no estamos hablando de una realidad futura. El cambio climático afecta a todas las regiones del país”, afirmó John Holdren, director de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca. El asesor defendió que el nuevo informe, “el más exhaustivo y con mayor autoridad sobre cómo el cambio climático está afectando a EE UU y lo hará en el próximo siglo”, aporta datos a las autoridades para decidir qué medidas deben tomar. Datos que sirven para que el cambio climático sea menos abstracto para el estadounidense medio, explica al teléfono Lou Leonard, vicepresidente de cambio climático de WWF en EE UU. “El informe manda el mensaje de que el calentamiento ya está sucediendo, y que se nota aquí, en el patio de atrás de cada ciudadano”, añade.

En 2012, el mismo año que EE UU padeció los efectos del huracán Sandy, la región central del país era víctima de una de las peores sequías en su historia, un tercio de la población experimentó temperaturas por encima de los 38 grados durante más de diez días y se batieron 356 récords de temperatura en todo el país. El Informe Nacional del Clima analiza los efectos de estos fenómenos en ocho regiones, documentando sus consecuencias en el ámbito de la salud, el transporte, el agua, las infraestructuras, la economía, la energía y la agricultura.

“Durante las últimas décadas hemos detectado los ámbitos en los que ha impactado el cambio climático; ahora, por primera vez, podemos conectar a todos entre sí”, explica Jerry Melillo, presidente del Laboratorio de Biología Marina y asesor de Obama. El cambio climático “afecta a la solvencia y capacidad del sistema de transporte” de EE UU, según el documento, disparará los efectos por “inundaciones en aeropuertos, bahías, puertos, túneles y líneas de tren”, y continuará desafiando la red de producción de energía del país y amenazando la salud de las personas a causa de “incendios, descenso de la calidad del aire, problemas de salud mental y enfermedades transmitidas por la comida el agua o mosquitos”.

La Casa Blanca defiende que el estudio servirá para convencer a los escépticos. Obama necesita su apoyo, especialmente entre los republicanos de la Cámara de Representantes, para aprobar las medidas que permitan responder a los desafíos del clima cuanto antes. El plan contra el cambio climático de la Casa Blanca, de 2013, proponía inversiones en infraestructuras, como carreteras, puentes o incluso hospitales que tengan garantizado su funcionamiento durante huracanes o inundaciones.

El informe relata que durante las últimas cinco décadas las precipitaciones torrenciales han aumentado un 71% en la región del noreste, un 37% en el centro del país y un 27% en el sur. Las altas temperaturas —con una subida media de un grado en los últimos 100 años— pueden ascender 4,5 grados a finales de este siglo. El texto añade que el mayor desafío al que se enfrenta el país es la subida del nivel del mar en la costa Este: la previsión es que ascienda más de 10 centímetros antes del fin de siglo. Los expertos destacan el esfuerzo que deberá hacer la ciudad de Miami para protegerse, con un proyecto multimillonario para evitar los efectos de las inundaciones. En el suroeste, las largas sequías dificultarán la lucha contra los incendios.

La Casa Blanca alerta también de los efectos del cambio climático en la economía. Según sus estimaciones, la reconstrucción y los destrozos causados por el huracán Sandy tienen un coste de 65.000 millones de dólares (47.000 millones de euros). Los efectos de la sequía y las olas de calor costaron otros 21.500 millones de euros y las consecuencias por el empeoramiento del clima en todo el país, 7.900 millones de euros más. El informe destaca asimismo que el coste de no actuar es entre cuatro y diez veces superior al de invertir ahora en medidas de mitigación de los efectos del cambio climático.

Fuente: elpais.com

Nota dezpierta: ¿Existe realmente un cambio climático? Es evidente que sí. Pero la pregunta no debería centrarse en si existe o no sino en qué o quién lo está provocando.

¿Es el ser humano el causante del cambio climático o son otras las causas de éste?, ¿Está nuestro planeta atravesando una situación cósmica particular (inversión polar, debilitamiento de la magnetosfera, etc.) o somos los seres humanos en conjunto los causantes del deterioro de nuestro planeta?

“Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora.” (Romanos 8:22)

La tierra está sufriendo las consecuencias de nuestro pecado desde que el primer ser humano decidió desobedecer los buenos consejos de su amante Creador. Pero también nos dice la Biblia que Dios vendrá a destruir a aquellos que destruyen la tierra.

“Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra”. (Apocalipsis 11:18)

Así que es cierto que hay quienes, con su egoísmo, destruyen la tierra. Definitivamente, el calentamiento global es un asunto de todos, pero no es culpa de todos (y mucho menos las vacas y sus flatulencias). Es culpa de aquellos que talan la selva del Amazonas, de aquellos que vierten a los ríos y a los mares los residuos de sus industrias, de aquellos que extraen petróleo de forma descontrolada y provocan derrames sin subsanar los graves problemas que conllevan, etc.

Hemos sido conminados a proteger y respetar el planeta que nos fue regalado por el Creador, debemos ser respetuosos con el medio ambiente y hacer un consumo responsable de los recursos, pero eso es otra historia.

Las razones por las que Obama y los de su estirpe están promoviendo esta moda del calentamiento global no es segura, pero detrás de esto pueden haber varios motivos de peso. Con mucha probabilidad está el de introducir un impuesto al CO2, vamos que quieren cobrarnos al ciudadano de a pie hasta por respirar, por coger el coche (a parte de todos los que ya nos cobran)… y a cada artículo aplicarle un gravamen por la huella de CO2 que haya dejado en su producción. En definitiva, más impuestos globales, un enemigo común y la necesidad de crear organismo globales o internacionales que gestionen y unifiquen más el Nuevo orden mundial.

Luego podría estar el tema del punto zenit del petróleo. Tal vez, EEUU no tenga tantos yacimientos como dice o que extraerlo no sea rentable… no lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que este mundo está sufriendo cambios ( por los motivos que sean), no sabemos si vendrá una glaciación como advierten algunos científicos, o si nos ahogaremos por la subida del nivel del mar. Lo que sí es cierto es que los políticos aprovecharán las circunstancias para apretarnos más la soga del cuello.

Jesús viene pronto. Que Él os bendiga.