Cuatro niños con parálisis luego de vacunación contra la poliomielitis en Israel

El Ministerio de Salud del país sostiene que la vacuna oral que se administró es inocua

© Chris Hondros/Getty Images
Kano, Nigeria – Médicos vacunando contra la poliomielitis, abril de 2005.

Cuatro casos de parálisis en bebés y niños sufridos por los posibles efectos de la vacuna contra la poliomielitis, inquietaron a la población de Israel. El Ministerio de Salud aseguró que no tienen una relación con la vacunación, informó ayer Nrg.

Cada uno de los afectados se enfermó entre 23 a 45 días luego de una vacunación preparada con virus atenuado administrado oralmente, en una campaña del Gobierno para erradicar la presencia del virus identificado en las aguas.

Fueron diagnosticados con encefalomielitis diseminada aguda, también conocida como enfermedad de ADEM, una enfermedad que la literatura médica conoce por como consecuencia de algunas afecciones virales o post vacunaciones, señala el reporte.

De acuerdo a la literatura médica el microorganismo de la polio entra en el cuerpo de un niño (o de un adulto) a través de la boca. “Algunas veces no causa una enfermedad seria. Pero otras veces causa parálisis; la persona no puede mover los brazos o las piernas”.

El 15 de octubre un bebé de un año de edad ingresó a rehabilitación en el hospital Tel Hashomer, en Israel, después que pasó un período de 10 días de tratamiento de urgencia por la parálisis del lado izquierdo, en el hospital Soroka de Beersheba, informó Nrg.

Según los médicos lo que le padeció el pequeño fue la enfermedad de ADEM.

La madre del bebé sostuvo que fue causada por la vacuna. Además, advirtió que pese a que oficialmente se dice que fue por una causa viral, incluso los médicos que trataron a su hijo confesaron que “sin duda fue la vacuna”, según Nrg.

En su relato al medio israelí, dijo que su hijo después de un mes de vacunarlo comenzó a sufrir vómitos, diarrea y fiebre alta por cinco días. Contó que el doctor le recetó antibióticos como tratamiento, sin saber claramente cuál podría ser el diagnóstico. Como los síntomas persistían volvió al médico, y nuevamente no obtuvo respuesta de cuál sería la causa. La mañana siguiente vio que su hijo no podía mover un lado, y gradualmente notó que apenas levantaba uno de los brazos; hasta que vio su media sonrisa. Un lado estaba paralizado.

El bebé fue tratado con esteroides sin resultados en el hospital Soroka por lo que la madre decidió trasladarse con el bebé a otra ciudad y optar por otro tratamiento.

Este tipo de enfermedad, “por su gravedad y repercusión funcional, deben ser reconocidas y tratadas precozmente“, destacan los doctores Patricio Mellado y Mirta López del Departamento de Neurología de la Universidad Católica de Chile, en una publicación de la Escuela de Medicina.

La aparición de complicaciones neurológicas después de infecciones virales fue descrita por primera vez en 1724, y fue en 1935, cuando “Rivers y Schwentker reprodujeron los hallazgos patológicos de la encefalomielitis asociada a la vacuna contra la rabia“, mencionaron los doctores.

Para recrear los mismos efectos de esta vacuna, los científicos inocularon a monos componentes de tejido cerebral normal de conejos, y se desarrolló “la primera descripción en un modelo animal de la encefalomielitis alérgica o autoinmune”, agregaron en el informe.

Según aclaró esta semana por el Ministerio de Salud de Israel, los cuatro casos no tienen relación con la vacuna contra el Polio, informó Nrg.

El Ministerio comunicó a su vez que sobre el caso de una pequeña de seis años que contrajo el Guillain Barré, enfermedad que afecta al Sistema Nervioso Periférico, “se insiste en que no hay un vínculo a la vacunación. Esta es una enfermedad inflamatoria que normalmente aparece después de las infecciones”, señaló el 3 de octubre pasado.

De acuerdo a las autoridades “la niña recibió la vacuna OPV (vacuna oral contra la poliomielitis) hacía 37 días, y fue hospitalizada hace 9 días en el Hospital Schneider (con una) enfermedad diarreica anterior a la hospitalización”.

El Ministerio describió que “la niña se puso a prueba, y es negativo para la poliomielitis y el virus atenuado. La aparición de la diarrea fue tardía y prolongada (que no es consistente con la vacuna atenuada) y es consistente con la enfermedad viral que requiere pruebas exhaustivas con el fin de identificar el tipo de virus”.

Además, destacó que “Los hallazgos clínicos del caso no son consistentes con la OPV, sobre todo porque la poliomielitis no se ha encontrado en las heces, y no hay evidencia en estos resultados que vincula OPV a la aparición del síndrome de Guillain Barré”.

Según las autoridades de Israel, “la niña fue vacunada con 4 dosis de IPV, y no hay precedentes en todo el mundo de esa enfermedad después de la vacunación”.

Enfermedad de ADEM

En Israel los cuatro casos que inquietan a la sociedad corresponden a diagnósticos de la enfermedad de ADEM.

En un reporte del Departamento de Neurología de la Universidad Católica de Chile, el Dr. Patricio Mellado y la Dra. Mirta López, explican que el ADEM corresponde a “una respuesta autoinmune monofásica post infecciosa, post alérgica o post inmunización que afecta a la sustancia blanca del Sistema Nervioso Central, provocando desmielinización“. La mielina es una cubierta de lípidos y proteínas que aísla los nervios. 

“El ADEM post inmunización ha sido descrito después de la inoculación de vacunas contra: sarampión, rabia, rubéola, tifoidea, hepatitis B, difteria, parotiditis y antitoxina tetánica, destacan los médicos.

En el caso de Israel se trata de una vacuna nueva.

A su vez, explican que las infecciones más frecuentes que se asocian a ADEM son cuadros virales inespecíficos del tracto respiratorio superior, según el reporte.

Lo que sucede en el cuerpo en el afectado con ADEM es una reacción cruzada entre los antígenos infecciosos o agentes de inmunización y antígenos cerebrales, esto produce una repuesta inflamatoria directa que compromete la sustancia blanca del Sistema Nervioso Central. 

Cuando se inyectan proteínas cerebrales de otras especies, como lo que sucede en las vacunas, se comprobó experimentalmente que el cuerpo de los animales reacciona y sensibiliza a los linfocitos (células que defienden el cuerpo contra agresores) para atacar a su propio cerebro, lo cual representa al ADEM, destaca el reporte médico.

En estos pacientes se comprobó además que hay más susceptibilidad en algunos que en otros, dependiendo de los antígenos portadores en el cuerpo.

Según los médicos chilenos, al menos en la descripción del ADEM causado por la vacuna de la rabia, los casos son más susceptibles en países donde se usan vacunas con tejido neural de origen animal.

De acuerdo a informes de “Historia de las vacunas”, algunas vacunas contra la polio son fabricadas con células de mono.

Los “síntomas del ADEM comienzan frecuentemente 1 a 4 semanas después de un cuadro febril, exantema o post inmunización”, señala el reporte de la Universidad Católica de Chile.

En el ADEM post infeccioso, los síntomas se inician con la resolución del cuadro febril que incluye cefalea, convulsiones y encefalopatía. El paciente puede comprometerse de conciencia pudiendo llegar al coma rápidamente.

Existen reportes aislados de pacientes con ADEM a los que se les ha asociado una desmielinización aguda del sistema nervioso periférico, síndrome de Guillain-Barré, finaliza la descripción.

Polio en Israel

El Gobierno de Israel anunció en julio de 2013 la campaña de vacunación contra el polio con la idea de erradicar la transmisión. El foco del virus se encontró en las aguas. Muestras de heces mostró que cientos de niños eran portadores. (no infectados)

Hasta la fecha 840.000 niños fueron vacunados con la vacuna oral en gotas. Existe aún preocupación por la posibilidad de morbilidad de polio en la población que no ha sido vacunada”, señala el Ministerio de Salud.

Vacuna oral contra la polio

Hay dos tipos de vacunas antipoliomielíticas, una de ellas es la IPV, vacuna en forma de inyección, recomendada en Estados Unidos en la actualidad, y la OPV, vacuna oral y viva, que consiste de gotas que se tragan.

De acuerdo a la Biblioteca Médica de Estados Unidos, la vacuna OPV ayudó a que los Estado Unidos eliminaran la poliomielitis, y todavía se usa en muchas partes del mundo.

Aunque la OPV es considerada “mejor para prevenir la transmisión de la enfermedad, se da el caso en que “algunas personas (una de cada 2,4 millones de personas), la OPV en realidad produce la poliomielitis”, señala el informe.

“Debido a que el riesgo actual de contagiarse de poliomielitis en Estados Unidos es muy bajo, los expertos creen que el uso de la vacuna antipoliomielítica oral no justifica tomar ese leve riesgo, excepto en circunstancias limitadas, que su doctor le puede explicar”.

“Una vacuna, como cualquier otra medicina, puede causar problemas serios, como por ejemplo una fuerte reacción alérgica. El riesgo de que una inyección antipoliomielítica cause daños serios, o la muerte, es muy poco”, concluye el informe.

Fuente: SOTT