La Bestia de falsa apariencia (EEUU)

fuego del cielo00“Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres“. (Apocalipsis 13:11-13)
 

Mas de 1000 heridos, el balance de la lluvia de meteoritos en Rusia

Dejo enlace que nos ha dejado nuestro amigo Chicho2013 con el minuto a minuto de la noticia: http://actualidad.rt.com

imagesAlrededor de 400 personas han resultado heridas, tres de ellas de gravedad, a causa de la lluvia de meteoritos que ha impactado en la madrugada del viernes en tres regiones de la zona de Urales, en Rusia, según un nuevo balance del Ministerio del Interior.

Centenares de personas han sufrido cortes a causa de la rotura de cristales, ya que la onda expansiva ha hecho estallar las ventanas de muchos edificios en la región de Cheliabinsk, según el Ministerio. “El estado de al menos tres personas es grave”, ha precisado un portavoz del Ministerio, citado por la agencia estatal de noticias RIA Novosti.

La lluvia de meteoritos ha impactado en seis ciudades de las regiones de Cheliabinsk, Sverdlovsk y Tyumen, así como en territorio de Kazajistán, según han confirmado las autoridades.

La lluvia de meteoritos ha impactado en las regiones de Cheliabinsk, Sverdlovsk y Tyumen y en territorio de Kazajistán y, de momento, las autoridades no tienen datos concluyentes sobre si se ha tratado de un meteorito de gran tamaño desintegrado antes de llegar a tierra o de numerosos meteoritos pequeños.

Al respecto, la jefa adjunta de prensa del Ministerio, Elena Smirnykh, ha asegurado a RIA Novosti que “las informaciones verificadas indican que se trataba de un meteorito que se incendió al aproximarse a la Tierra y se desintegró en pequeños fragmentos”.

Las autoridades han asegurado que los niveles de radiación se mantienen dentro de la normalidad y la agencia nuclear rusa, Rosatom, ha informado de que las centrales atómicas de la zona funcionan sin problemas.

Este suceso podría estar relacionado con el asteroide 2012 DA14, de entre 45 y 95 metros de diámetro, que se prevé que a las 20.25 horas del viernes pase cerca de la Tierra, a unos 27.000 kilómetros de distancia.

Fuente: europapress.es

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, dijo que el meteorito que cayó en los Urales este viernes, es “una prueba de que no solo la economía está en peligro, sino todo el planeta”.

¿Qué es el milenio y en qué consiste?

La idea de que existirá un periodo de mil años después de la segunda venida del Mesías podemos extraerla de Apocalipsis 20:1,2 donde dice: “Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años“.

Ese texto ha dado mucho que pensar a los estudiosos bíblicos y las diferentes religiones cristianas tienen explicaciones tan variadas como numerosas.

No es que me parezca uno de los puntos más trascendentales a debatir, porque lo que tenga que ser será y creo que hay temas más inminentes que tratar. Tengamos en cuenta que esto sucederá después de que los salvos y los condenados sean separados. Así que nuestro destino estará sellado.

Pablo dice: “El Señor mismo descenderá del cielo con mandato soberano, con la voz del arcángel y con trompeta de Dios.” Y el Salvador declara que “verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y grande gloria.” “Porque como el relámpago sale del oriente, y se ve lucir hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre.” Será acompañado por todas las huestes del cielo, pues “el Hijo del hombre” vendrá “en su gloria, y todos los ángeles con él.” “Y enviará sus ángeles con grande estruendo de trompeta, los cuales juntarán a sus escogidos.” (1 Tesalonicenses 4: 16; S. Mateo 24: 30, 27, 31; 25: 31, V.M.)

Sigue leyendo