Se repite el gesto: otro abrazo del Papa a otro hombre desfigurado

El gesto se ha repetido. A inicios del mes de noviembre, el miércoles 6, lo hizo al acoger a un hombre que padece una enfermedad que le desfigura el cuerpo, especialmente el rostro (recientemente se ha sabido más sobre la experiencia de esta persona. Puede leerse La historia de Vinicio, el enfermo consolado por el Papa: “Era como el cielo, el paraíso”).

Y la historia se repite: en el contexto de la audiencia general del miércoles 20 de noviembre el Papa Francisco se detuvo a saludar y acoger a un hombre que carece de rasgos faciales. Otro gesto de compasión vivida que muestra que la mayor eficacia de la invitación a vivir la caridad es practicándola. Y sí, las fotos son sorprendentes y seguramente muchos las compartirán. Si más allá de lo ejemplar y edificador de las mismas al menos suponen reflexionar sobre lo que haríamos nosotros en una situación más o menos análoga, habrá válido la pena el compartir. retuit.

Estas son las fotos del encuentro del Papa con Vinicio a inicios de noviembre:

papafrancisco-enfermo3

Nota dezpierta: Ciertamente estos gestos de Francisco nos llenan de admiración y de respeto. ¡Cuanto dolor y sufrimiento deben estar pasando estos hombres y todos aquellos hombres, mujeres y niños que pasan por situaciones similares!

¿Sería mentira si digo que muchos de nosotros habríamos actuado con temor o repulsión o incluso con cierta condescendencia hacia estos pobres desfigurados?

No puedo hacer otra cosa que reconocer el gran trabajo de marketing del nuevo Papa. Está metiéndose literalmente al mundo en el bolsillo.

Realmente, está actuando como Jesús lo habría hecho en las mismas circunstancias (con la salvedad de que posiblemente Jesús les habría curado).

Entonces, ¿cual es el problema? El problema es que la Biblia nos advierte de que vendrían falsos profetas y falsos Cristos.

Isaías 8:20 dice:“¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecidoPor mucho que Francisco actúe como un verdadero seguidor de Jesús, si su doctrina es contraria a la Biblia, no puede ser un auténtico cristiano. Si se empeña en encomendar al mundo a María (Satanás), está yendo en contra de las verdaderas enseñanzas del Maestro Jesús.

No hay en todo el registro bíblico un sólo dato que nos anime a creer que la Bestia deja de ser Bestia o que la Gran Ramera deje de prostituirse.

El Vaticano no cambiará nunca por mucho que alguno de sus líderes nos quiera hacer creer lo contrario. Es admirable la actitud de Francisco, pero tendría que cambiar muchas cosas en muchos aspectos doctrinales para que pudiéramos atisbar un cambio real. Y esto, por desgracia, no sucederá.

Como dije, Francisco se está metiendo al mundo en el bolsillo. Andamos tan faltos de gestos humildes y cariñosos que nos “enamoramos” de cualquier líder que esté dispuesto a hacerlos.

La Bestia está haciendo méritos para ser adorada. Jesús vuelve pronto.