NWO: Rajoy y Hollande: con una unión bancaria lo de Chipre no habría pasado

“Si la unión bancaria hubiera sido un hecho, no hubiéramos tenido que pasar por este problema”, aseguró el presidente español, Mariano Rajoy, en la conferencia de prensa conjunta con su homólogo francés François Hollande, con quien se encontró para analizar la situación creada tras el acuerdo para reestructurar el sistema financiero chipriota.

El mandatario francés compartió su punto de vista.

Además, el presidente del Gobierno español calificó la decisión sobre Chipre de “extraordinaria y única”, que -dijo- “se aplica de manera extraordinaria y sólo a Chipre”.

RT

Visto en : Periodismo Alternativo

Nota dezpierta: Hacia allí es donde quieren llevarnos precisamente, a la unión bancaria total. Seguramente, después de lograr una unión bancaria plenamente funcional, vendrá la estabilidad. Y será cuando la Bestia haya recuperado su poder y se entregue el poder al Vaticano.

Entonces, EEUU y el resto del mundo, que habrán entrado en una crisis atroz, copiarán el modelo europeo (imagen de la bestia).

Ésa es mi humilde interpretación. Jesús vuelve pronto.

Chipre será el modelo para futuras crisis bancarias

mrg chipreChipre se despertó ayer con un rescate que evita el peor de los escenarios imaginables —una bancarrota, el caos—, aunque su crisis no ha hecho más que empezar: le espera una recesión profunda y dolorosa. Europa amaneció con esa misma sensación de alivio, que duró apenas un suspiro. Lo que tardó el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, en provocar una estampida en los mercados con unas declaraciones —que luego trató de matizar— en las que avisa de que la crisis bancaria chipriota servirá como guía, como una plantilla extensible a otros países que precisen ayuda por problemas derivados de un sector financiero débil o sobredimensionado.

Si Chipre sirve de veras como modelo y llegan problemas en algún banco, deberán pagar, por este orden, accionistas, poseedores de deuda de mala y de la máxima calidad, y depositantes con más de 100.000 euros. Nunca, en toda la crisis del euro, han pagado ni la deuda sénior (la de más calidad) ni los depósitos. Esa es una novedad endiablada que ayer provocó una primera sacudida en el sector bancario.

Las declaraciones de Dijsselbloem a la agencia Reuters son demoledoras. “Si hay algún riesgo para un banco, la primera pregunta debería ser: ¿Qué van a hacer al respecto los que están en el banco? ¿Qué pueden hacer para recapitalizarlo? Si el banco no puede hacerlo, entonces pediremos que contribuyan los accionistas y los poseedores de bonos y, si es necesario, se lo pediremos también a los depositantes no asegurados”. “Si queremos tener un sistema financiero sólido, la única forma es decir: ‘Miren, ustedes corrieron riesgos; afróntenlos, y si no pueden hacerlo entonces no deberían haberlos tomado”, dijo a Reuters. Esa entrevista causó un profundo malestar en las instituciones europeas.

A media tarde, Dijsselbloem desmintió a medias que Chipre vaya a ser desde ahora el modelo. En un medido comunicado, apuntó: “Chipre es un caso específico con desafíos excepcionales que requieren de medidas como las aprobadas. Hay un plan de ajuste macroeconómico a la medida del país, pero no se han usado modelos o plantillas para Chipre”. Pero el daño ya estaba hecho. Al malestar en las capitales —que exigieron esa rectificación— se sumó el de Bruselas. …

En Europa no estamos cortos de talento individual”, dijo en relación con la gestión de la crisis chipriota, “pero está claro que los mecanismos institucionales no terminan de funcionar. Sobre todo cuando parte del contagio es atribuible a los intereses o a los tabús de algunos grandes países”.

Lo paradójico es que tanto la filosofía que se deduce de sus declaraciones como la solución pactada para Chipre están metiéndose a toda velocidad en la normativa europea: ya está en marcha una directiva sobre la resolución de crisis bancarias a la manera chipriota a partir de 2018, y el BCE lleva meses presionando para adelantar ese tipo de medidas para que no sean los contribuyentes quienes paguen la factura, con la tesis de que los bancos deben poder quebrar sin que los Estados paguen los platos rotos. El único problema es el tempo, la oportunidad: con el sistema financiero europeo averiado, los planes de Dijsselbloem suponen echar un bidón de gasolina sobre las entidades que están afrontando mayores problemas y están acometiendo drásticas reestructuraciones, como algunas cajas españolas.

Que depositantes paguen una crisis bancaria es un viejo anhelo alemán

El regalo envenenado de Dijsselbloem reabre las dudas sobre la banca, especialmente en los países más golpeados por la crisis. Como ocurrió cuando el Eurogrupo acordó castigar a los depositantes chipriotas con menos de 100.000 euros —algo que ha desaparecido del acuerdo definitivo—, el mercado teme que los clientes se vayan a refugios más seguros (en brazos de las entidades más solventes) en cuanto vean el menor signo de debilidad en un banco. Y hay signos de debilidad a montones, con una recesión que azota a media Europa, pero que es casi una depresión social en la ribera del Mediterráneo.

En Chipre pagarán los accionistas de los grandes bancos con problemas y los acreedores, así como los depósitos no asegurados... Los bancos solo dejan de devolver los depósitos y la deuda sénior en última instancia: les va la vida en ello, la confianza de sus clientes.

Las palabras de Dijsselbloem no solo pueden suponer una vuelta a la casilla de salida de la crisis financiera. A la vez, son una palada de sal y picante sobre la cicatriz abierta entre los países acreedores, que están viviendo una crisis plácida, y la periferia de Europa, que paga los años de excesos y de paso las vociferantes declaraciones de algunos políticos del Norte. Que sean los depositantes y los acreedores quienes paguen una crisis bancaria —en general, todos los que asumen riesgos— es una vieja y loable aspiración de Alemania y Holanda, el país de Dijsselbloem. Pero lanzarla ahora le puede granjear acusaciones de actuar como ministro holandés y no como presidente del Eurogrupo: si hay dudas entre los acreedores y depositantes de la periferia (bancos chipriotas y griegos, pero también portugueses, irlandeses, incluso italianos y españoles) el dinero podría huir a toda velocidad hacia el Norte.

….

Fuente: internacional.elpais.com

Nota dezpierta: Parece que Europa cambia, a un ritmo similar a las políticas vaticanas, hacia un modelo más solidario, más “humano”… no dejando caer sobre toda la población, en definitiva sobre los contribuyentes (la clase media) el peso de las imprudencias cometidas por el sistema bancario.

No puedo más que aplaudir a los dirigentes de Chipre, que prefirieron la bancarrota antes que robar a los pequeños ahorradores para darle el dinero a los sinvergüenzas de Bruselas.

Pero como dice el artículo, Europa está elaborando un mapa de ruta, una política común para hacerse con el control de todos los miembros, como ya va a ocurrir con Chipre, que por su desobediencia será controlada por el Eurogrupo y se convertirá en un protectorado de la Unión, dejando de ser un estado con autonomía. Algo que terminará sucediendo a todos los miembros, unos con más dolor previo que otros.

La Bestia está retomando su poder. Jesús vuelve pronto.

Parece que se aproxima una gran movida bancaria

imagesTraducción:

Advertencia rusa: Saquen todo su dinero de los bancos e instituciones financieras occidentales inmediatamente!

El presidente Putin ha enviado una nota a TODAS las embajadas del mundo de hoy para asesorar tanto a los ciudadanos rusos como a las empresas para que eliminen los depósitos de TODOS los bancos occidentales inmediatamente o se arriesguen a perder su riqueza.
NICOSIA – Un sitio web el viernes afirma haber visto un boletín urgente que el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores envió a sus embajadas en todo el mundo asesorando a los ciudadanos rusos y las empresas para que empiecen a desprenderse de sus activos de la banca occidental e instituciones financieras “inmediatamente”.
El sitio dijo que el Kremlin teme crecientemente que tanto la Unión Europea como Estados Unidos se preparan para el mayor robo de la riqueza privada en la historia moderna…
Nota dezpierta: No quiero que nadie me acuse de alarmista, pero es un tema recurrente en este blog, que debo aplicar de una forma mucho más insistente en mi propia vida: O prescindimos de este sistema y de sus ventajas o las plagas y la decadencia profetizadas caerán también sobre nosotros.
Y no quiero decir con esto que saquemos todo nuestro dinero con urgencia y nos marchemos a vivir a las montañas, sino que planifiquemos con cuidado y con sabiduría (pedida a Dios) un retiro responsable hacia las afueras de las ciudades.
El fin del tiempo se acerca. Jesús viene pronto.

El Parlamento de Chipre rechaza el impuesto sobre los depósitos del país

El Parlamento de Chipre ha votado “no”, con cero votos a favor, 39 contra y 19 abstenciones, al impuesto a los depósitos propuesto por la UE, a cambio de liberar los 10.000 millones de euros del rescate solicitados por la isla mediterránea.

El impuesto extraordinario sobre los depósitos bancarios en Chipre tenía el objetivo de recaudar los 5.800 millones de euros exigidos por la UE para entregar el rescate del país, independientemente de si se aplica o no a los pequeños ahorradores.

En previsión de un rechazo de la tasa especial por parte del Parlamento chipriota, el propio presidente de Chipre, Nikos Anastasiadis, había convocado para este miércoles a los líderes de los grupos parlamentarios. “Con el objetivo de examinar alternativas para enfrentar la situación que se va a crear después de la sesión de hoy en el Parlamento, el presidente ha convocado una reunión con los líderes de los grupos parlamentarios mañana, 20 de marzo, a las 11.00 horas”, afirma un comunicado difundido por la Presidencia antes de la votación.

El Parlamento chipriota ha rechazado una versión revisada del impuesto a los depósitos propuesto en primera instancia por la Unión Europea.

El impuesto que se sometía a votación había causado un gran rechazo social en el país. En un principio, debía gravar el 9,9% de los depósitos de más de 100.000 euros. Una tasa de 6,75% se estableció para cantidades de entre 20.000 y 100.000 euros, permaneciendo intactos los depósitos de hasta 20.000 euros.

Tras discutir Chipre el impuesto con sus acreedores europeos, los ministros de los 17 países de la eurozona instaron a la protección de los ahorros por valor de hasta 100.000 euros o inferior, para que la tasa pudiera aprobarse, tras el ‘pánico’ que su posible implantación produjo en los mercados.

Pese a las diferentes versiones, se desconoce el borrador concreto del proyecto de ley que se presentó hoy a votación en el Parlamento. El rechazo del Parlamento chipriota no ha sido una sorpresa, ya que todos los partidos habían adelantado el sentido de su voto al respecto.

RT

Bruselas impone el ‘corralito’ en Chipre a cambio del rescate

portada_BruselasLos ministros de Finanzas de la Eurozona finalmente han aprobado el rescate de Chipre. Eso sí, a costa de los ahorros de sus ciudadanos, a los que se ha impuesto una nueva tasa para que participen forzosamente en el ‘salvamento’ financiero del país. Una decisión que ha obligado al Gobierno chipriota a decretar el ‘corralito’ en las cuentas bancarias del país para evitar la elusión fiscal.
En total, Chipre recibirá 10.000 millones de euros a los que, según los primeros cálculos, se sumarán otros 5.800 por cuenta de los ahorradores del país. Esta es la decisión que se ha tomado tras diez largas horas de debate y reuniones entre los ministros europeos y representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), la llamada ‘troika’. El nuevo impuesto se cobrará a los depositantes chipriotas de una sola vez y será del 9,99% de los ahorros para aquellas cuentas que superen los 100.000 euros y del 6,75% para las que no alcancen este umbral.

Es la primera vez que Bruselas impone a los ahorradores de un país rescatado una suerte de quita en sus cuentas bancarias. Y lo que es más destacable, según los expertos, que la nueva tasa afecte incluso a los depositantes con menos de 100.000 euros, la cantidad asegurada por las normas europeas en caso de quiebra bancaria. Un panorama que podría haber desembocado en una fuga de capitales para evadir el pago del rescate sino hubiera sido porque, como ha confirmado el consejero del BCE Jörg Asmussen, en la isla mediterránea ya se han tomado las medidas necesarias para “congelar” el importe pertinente en cada cuenta.

El gabinete del primer ministro chipriota, el conservador Nikos Anastasiadis, aprobará este mismo fin de semana la ley con la que permitir el cobro de esta nueva tasa decretada por la ‘troika’. Por si fuera poco, los bancos permanecerán cerrados el lunes en Chipre por ser día festivo en el país. La medida, ha explicado el ministro local de Finanzas, Michael Sarris, ha sido “muy difícil” de asumir, pero ha justificado que “el tamaño del sector bancario es tan grande que hemos tenido que diseñar un programa específico” y que las consecuencias de la bancarrota hubieran sido mucho peores para el conjunto del país. Además explicó que los ahorradores recibirán acciones de los bancos rescatados a cambio de lo que se les sustraiga en sus cuentas.

Con esta iniciativa, además de una larga batería de medidas fiscales y monetarias se ha conseguido el objetivo del FMI de Christine Lagardere para reducir el montante total del rescate por debajo de los 17.000 millones de euros que se barajaron en un principio. Si bien el organismo presidida por la expolítica francesa no ha confirmado si participará o no en el rescate de un país que quedó tocado de muerte en lo que a finanzas se refiere con las sucesivas quitas de deuda impuestas por Grecia, su vecino y estrecho socio comercial.

Además de la tasa a los depósitos, el Eurogrupo ha aprobado también una quita a los bonistas júnior del país, el incremento del impuesto de sociedades al 12,5%, un agresivo plan de privatizaciones y un ajuste presupuestario del 4,25% del PIB. También se redactará un documento para obligar al país a reducir el tamaño de su sector financiero y evitar el lavado de dinero. Y es que, aunque el importe global de este rescate está en línea con los aprobados ya para otros países de la Eurozona, equivale a todo el PIB chipriota de un año.

En un comunicado oficial se asegura que “el Eurogrupo confía en que estas iniciativas permitan que la deuda pública de Chipre, que se prevé que llegue al 100% del PIB en 2020, permanezca en una senda sostenible e impulse el potencial de crecimiento de la economía”. Antes bien, ahora el principal temor es que en otros países donde sigue pesando la sombra del rescate -como España e Italia- se produzca una inusitada fuga de capitales como remedio anticipado por lo que pueda llegar desde Bruselas en caso de necesitar ayuda financiera.

Nota: prosigue la toma de soberanía en el proyecto de Imperio Romano II..