Los científicos descubrieron la causa de la muerte masiva de abejas y es peor de lo que se pensaba

La misteriosa mortandad de las abejas que polinizan 30.000 millones de dólares en cultivos en los EE.UU. ha diezmado tanto la población apis mellifera de los Estados Unidos, que un mal invierno podría dejar campos en barbecho. Ahora un nuevo estudio ha identificado algunas de las probables causas de muertes de abejas y de los resultados en lugar de miedo muestran que evitar la muerte masiva de las abejas será mucho más difícil de lo que pensaba.

Los científicos han luchado para encontrar el detonante del llamado Sindrome de Colapso de las Colmenas (CCD por sus siglas en ingles), que ha acabado con un estimado de 10 millones de colmenas, por valor de $ 2 mil millones de dólares en los últimos seis años. La sospecha ha caído sobre los pesticidas, parásitos portadores de enfermedades y la mala nutrición.

Pero en la primer estudio de su tipo publicado hoy en la revista PLoS ONE, los científicos de la Universidad de Maryland y el Departamento de Agricultura de EE.UU. han identificado una mezcla extraña de pesticidas y fungicidas que contaminan el polen que las abejas recolectan para alimentar sus colmenas. Los resultados abren nuevos caminos para explicar por qué un gran número de abejas están muriendo a pesar de que no se identifica la causa específica de CCD, donde toda una colmena muere a la vez.

Cuando los investigadores recogen el polen de las colmenas en la costa este de la polinización de arándanos, sandía y otros cultivos y alimentan a las abejas sanas, las abejas mostraron una disminución significativa en su capacidad para resistir a la infección por un parásito llamado Nosema ceranae.

El polen se contaminó en promedio con nueve pesticidas y fungicidas diferentes aunque los científicos descubrieron 21 productos químicos agrícolas en una muestra. Los científicos identificaron ocho químico asociados con un mayor riesgo de infección por el parásito.

Lo más inquietante, las abejas que comían polen contaminado con fungicidas tuvieron tres veces más probabilidades de ser infectadas por el parásito. Ampliamente utilizado, se había pensado que estos fungicidas son inofensivos para las abejas, ya que están diseñados para matar los hongos, no los insectos, en los cultivos como las manzanas.

“Hay cada vez más pruebas que los fungicidas pueden estar afectando a las abejas y creo que lo que pone de relieve la necesidad de volver a evaluar la forma en que etiquetamos estos productos químicos agrícolas”, dijo Dennis vanEngelsdorp, autor principal del estudio.

Las etiquetas de los pesticidas advierten a los agricultores de no rociar cuando las abejas polinizadoras están en la vecindad, pero estas precauciones no se aplica a los fungicidas.

Las poblaciones de abejas son tan bajas en los EE.UU. que ahora tiene 60% de las colonias sobrevivientes del país sólo para polinizar los cultivos de almendras en California. Y este no es sólo un problema de la costa oeste de California, ya que el estado es el proveedor del 80% de las almendras del mundo, un mercado de un valor de $ 4 mil millones de dólares.

En los últimos años, una clase de químicos llamados neonicotinoides se ha vinculado a las muertes de abejas y de los reguladores han prohibido el uso de estos pesticidas durante dos años en Europa, donde las poblaciones de abejas también se han desplomado. Pero van Engelsdorp, científico investigador asistente en la Universidad de Maryland, dice que el nuevo estudio muestra que la interacción de múltiples pesticidas está afectando la salud de las abejas.

“El tema de los pesticidas en sí mismo es mucho más complejo de lo que hemos llegado a creer”, dice. “Es mucho más complicado que un solo producto, lo que significa, por supuesto, la solución no consiste en simplemente la prohibición de un tipo de producto.”

El estudio encontró otra complicación en los esfuerzos para salvar a las abejas: las abejas de Estados Unidos, que son descendientes de las abejas europeas, no llevan el polen a casa de los cultivos nativos norteamericanos sino recogen comida de las malas hierbas y flores silvestres cercanas. Ese polen, sin embargo, fue también contaminados con plaguicidas, incluso aunque esas plantas no eran el objetivo de la pulverización.

Artículo escrito por Tod WoodyFuente: http://www.apinews.com

Nota dezpierta: Albert Einstein dijo: “Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida”.

¿Por qué el hombre sólo viviría 4 años, según la cita de Einstein? Porque sin abejas no existe la polinización, y sin polinización no hay reproducción en las plantas, sin plantas no hay alimentos para los animales vegetarianos, y para quienes se alimentan de ellos.

La Biblia dice: “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra”. (Apocalipsis 11:18)

El egoísmo del ser humano es el que destruye la tierra. En este versículo concreto no habla de otros condenados más que los que destruyen la tierra. Pero ¿quienes destruyen la tierra?, ¿sólo los de las industrias químicas, las petroleras, las madereras, etc?

Deberíamos (y yo me incluyo, por supuesto) ser más conscientes de lo que nuestros gustos y nuestra forma de vida repercute en la creación de Dios. La forma irresponsable en la que consumimos favorece una industria voraz que deteriora poco a poco la tierra.

El mundo no fue creado para que el ser humano se convirtiera en la plaga que es hoy.

Hasta hace 200 años, el que quería comer carne tenía que engordar al animal y después matarlo. O si quería arroz tenía que plantarlo o intercambiarlo en el pueblo de al lado por algún otro producto que se pudiera producir en las tierra de su propiedad.

Hoy en día consumimos carne que proviene de una industria descorazonada que mata a millones de animales para saciar la voracidad del ser humano. Esos animales son tratados como mercancía desde que nacen hasta que son sacrificados.

Compramos arroz que proviene de campos de cultivo asiáticos en los que niños son obligados a trabajar por unos céntimos al día.

Jugamos con balones de fútbol que son cosidos por niños en China y a los que las grandes marcas explotan sin piedad.

Consumimos como una enorme y voraz plaga aquello que nosotros no producimos y para sacar gran rentabilidad de ello, las grandes corporaciones tratan el planeta sin piedad alguna.

El ser humano no fue creado para reunirse en torno a macrociudades sino para expandirse en la tierra y trabajar con respeto en ella.

¿De qué sirven los grandes adelantos científicos?, ¿me soluciona algo que el hombre haya llegado a la luna?, ¿sería feliz sin coche o moto?, ¿podría vivir sin teléfono móvil?, ¿y sin televisión?

Es cierto que la vida sería más dura en el campo que lo es en la ciudad, pero al menos no tendríamos que ir al gimnasio después de tirarnos ocho horas sentados frente a un ordenador. Y no moriríamos de infartos por el sedentarismo, ni de ictus por estrés, ni de cáncer (al menos no en tanta proporción) por la porquería que comemos, bebemos y respiramos.

El mundo se acaba porque nosotros estamos acabando con él. Jesús posiblemente vendrá cuando el final de nuestra existencia esté a las puertas, gracias a nuestro egoísmo y a nuestra voracidad.

La cuestión es que cuando el mundo empiece a caerse a pedazos, los primeros que morirán bajo los cascotes de la civilización serán aquellos que vivan al amparo de las ciudades, donde no habrá más que cemento y metal para echarse a la boca.

Salgamos de las ciudades, aún estamos a tiempo.

Que Dios os bendiga.

Rusia advierte a Obama: La Guerra Global puede comenzar por el “apocalipsis de las abejas”

Las impactantes actas correspondientes a la reunión del presidente Putin la semana pasada con EE.UU. y el Secretario de Estado John Kerry revelan a los dirigentes rusos y su “extrema indignación” porque el régimen Obama continuó la protección global de semillas y plantas de bio-genética de empresas gigantes como Syngenta y Monsanto en la cara de una creciente “apocalipsis de las abejas” durante el cual el Kremlin advierte que “con toda seguridad” conducirá a una guerra mundial.

Según estas actas, publicadas hoy en el Kremlin por el Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Federación de Rusia (MNRE), Putin estaba tan indignado por la negativa del regímen de Obama para discutir esta grave cuestión que se negó durante tres horas, a reunirse con Kerry, que había viajado a Moscú en una misión diplomática prevista, pero Putin luego cedió a fin de no provocar una ruptura aún mayor entre estas dos naciones.

En el centro de esta disputa entre Rusia y los EE.UU. este informe MNRE dice, que es una “evidencia indiscutible” que una clase de insecticidas neuro-activos químicamente relacionados con la nicotina, conocidos como neonicotinoides, están destruyendo nuestra población de abejas del planeta, y que si no se controla podría destruir la capacidad de nuestro mundo para cultivar alimentos suficientes para alimentar la población de la tierra.

Tan grave se ha convertido esta situación, según los informes MNRE, que la Comisión Europea la semana pasada instituyó una prohibición cautelar de dos años (que comenzará el 1 de diciembre 2013) sobre estos pesticidas “asesinos de abejas” siguiendo el ejemplo de Suiza, Francia, Italia, Rusia, Eslovenia y Ucrania, todos los cuales habíam prohibido previamente los más peligroso de los organismos genéticamente modificados que se utilizan en el continente.

Dos de los neonicotinoides más temidos que seran prohibidos son Actara y Cruiser, fabricados por la semillera biotecnológica mundial y el gigante suizo de plaguicidas Syngenta AG, que emplea a más de 26.000 personas en más de 90 países y ocupa el tercer lugar en ventas mundiales totales en el mercado comercial de semillas agrícolas.

Es importante tener en cuenta, lo que este informe dice, y es que Syngenta, junto con gigantes bio-tech como Monsanto, Bayer, Dow y DuPont, ahora controlan casi el 100% del mercado mundial de pesticidas genéticamente modificados y plantas y semillas modificadas genéticamente.

También hay que destacar a Syngenta, continúa este informe, y es que en 2012, Syngenta fue acusada penalmente en Alemania por ocultar el hecho de que el maíz modificado genéticamente mató al ganado. El juicio se resolvió una demanda de acción de clase en los EE.UU. de 105 millones de dólares después de que se descubrió que Syngenta había contaminado el suministro de agua potable de unos 52 millones de estadounidenses en más de 2.000 distritos de agua con su herbizida atrazina.

¿Asombrosamente es una situación espantosa y en la que el informe de la MNRE dice, se puede ver en el informe publicado en marzo pasado por la American Bird Conservancy (ABC) en la que se advierte todo nuestro planeta está en peligro, y se puede leer en parte:
“Como parte de un estudio sobre los impactos de la clase más ampliamente utilizado en el mundo de los insecticidas, y los productos químicos de la nicotina, como llaman los neonicotinoides, American Bird Conservancy (ABC) ha pedido la prohibición de su uso como tratamiento en semillas y la suspensión de todas las solicitudes pendientes una revisión independiente de los efectos de los productos en las aves, invertebrados terrestres y acuáticos, y otros animales salvajes.”

Es claro que estos productos químicos tienen el potencial de afectar las cadenas alimentarias al completo. La persistencia en el ambiente de los neonicotinoides, su propensión a la escorrentía y la infiltración de las aguas subterráneas, y su modo acumulativo y en gran medida irreversible de la acción en los invertebrados plantea problemas ambientales significativos”, dijo Cynthia Palmer, co-autora del informe y Director de Programa de Pesticidas de ABC, una de las organizaciones de conservación de aves más importantes del país.

ABC encargó al toxicólogo renombre mundial del medio ambiente, el Dr. Pierre Mineau para que llevase a cabo la investigación. El informe de 100 páginas, “El impacto de los insecticidas más utilizados de la Nación sobre las aves”, revisa 200 estudios sobre los neonicotinoides, incluyendo la industria de investigación obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información de EE.UU.

El informe evalúa el riesgo toxicológico para las aves y los sistemas acuáticos e incluye extensas comparaciones con los plaguicidas más antiguos que los neonicotinoides han sustituido. La evaluación concluye que los neonicotinoides son mortales para las aves y para los sistemas acuáticos de los que dependen.

“Un solo grano de maíz recubierto con un neonicotinoides puede matar a un pájaro cantor”, dijo Palmer. “Incluso un pequeño grano de trigo o girasol tratado con la más antigua neonicotinoides -llamado imidacloprid- pueden envenenar fatalmente un pájaro. Y tan sólo 1/10th de una semilla de maíz recubierta con neonicotinoide durante la temporada de apareamiento es todo lo que se necesita para afectar fatalmente a la reproducción”.

El nuevo informe concluye que los niveles de contaminación neonicotinoides en las aguas superficiales y subterráneas en los Estados Unidos y en todo el mundo ya están más allá del umbral encontrado para matar de forma masiva a muchos invertebrados acuáticos.”

Rápidamente después de este informe condenatorio, el MRNE dice, un gran grupo de grupo de apicultores estadounidenses y ambientalistas demandaron al gobierno de Obama por el uso continuado de estos neonicotinoides afirmando:
“Estamos tomando la EPA a los tribunales por no proteger a las abejas de los pesticidas. A pesar de nuestros mejores esfuerzos para avisar a la agencia sobre los problemas planteados por los neonicotinoides, la EPA sigue haciendo caso omiso de las señales de advertencia claras de un sistema agrícola en problemas”.

Y lo malo del sistema agrícola mundial es en lo que se ha convertido realmente debido a estas plantas modificadas genéticamente, plaguicidas y semillas, este informe continúa, se pueden ver en la propuesta de la CE de la semana pasada, después de su prohibición de los neonicotinoides, en los que se proponen criminalizar prácticamente todas las semillas y las plantas no registradas en la Unión Europea, y como podemos, en parte, leer:
“Europa se precipita hacia los buenos días de alrededor de 1939, 40… Una nueva ley propuesta por la Comisión Europea haría ilegal cultivar, reproducir o comerciar las semillas de hortalizas que no han sido probadas, aprobadas y aceptadas por un nueva ley de la UE que controla las obtenciones vegetales.”

“Se llama la Ley de Planta material de reproducción, y se trata de poner al gobierno a cargo de prácticamente todas las plantas y semillas. Incluso los jardineros que cultivan sus propias plantas a partir de semillas no reguladas serían considerados criminales por esta ley”.
Este informe del MRNE señala que a pesar de que esta acción de la CE puede aparecer draconiana, sin embargo es necesaria para purgar el continente de la contaminación continuada de estas”monstruosidades de semillas” creadas y modificadas genéticamente.

Lo más desconcertante de todo esto, dice la MRNE, y que dio lugar a la ira de Putin en los EE.UU. ha sido los esfuerzos de Obama para proteger los beneficios de los productores de pesticidas sobre el daño catastrófico que están haciendo al medio ambiente, y como el Servicio de Noticias de The Guardian detalla en su artículo del 2 de mayo titulado “EE.UU. rechaza la alegación de la UE de que los insecticidas son la principal razón del colapso de colonias de abejas”, y que, en parte, dice:
“La Unión Europea votó esta semana para una suspensión de dos años en una clase de pesticidas, conocidos como neonicotinoides, que se ha asociado con el colapso de las abejas. El informe del gobierno de EE.UU. por el contrario, encuentra múltiples causas del colapso de las abejas”.

Para ver la razón verdadera de la protección de Obama de estos gigantes biotecnológicos que están destruyendo nuestro mundo, el MRNE dice, se puede ver en el informe titulado “¿Cómo Barack Obama se hizo hombre de Monsanto en Washington?” y que en parte, dice:
“Después de su victoria en las elecciones de 2008, Obama llenó a puestos clave con la gente de Monsanto, en las agencias federales que ejercen una fuerza tremenda en temas de alimentación, el USDA y la FDA: En el USDA, según el director del Instituto Nacional de la Agricultura y la Alimentación, Roger Beachy, ex director del Centro Danforth Monsanto. Como comisionado adjunto de la FDA, el nuevo zar de la inocuidad de los alimentos genéticamente modificados, el infame Michael Taylor, el ex vicepresidente de política pública de Monsanto. Taylor había sido insprescindible para conseguir la aprobación de la ingeniería genética y la hormona de crecimiento bovino de Monsanto”.

Lo que es peor, después de que Rusia suspendió la importación y el uso de un maíz modificado genéticamente de Monsanto después de un estudio que sugiere un vínculo con el cáncer de mama y daño orgánico, el pasado septiembre, el Servicio de Noticias de Rusia Hoy informó sobre la respuesta de Obama:
“La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó en silencio una adición de último minuto a la Ley de Asignaciones Agrícolas de 2013 la semana pasada, incluyendo una disposición que protege las semillas genéticamente modificadas de litigios ante los riesgos sanitarios.

Lo que se conoce oficialmente como la provisión para el seguro Farmer, ha sido ridiculizado por los opositores de cabildeo biotecnológico como la “Ley de Protección de Monsanto”, ya que despojaría a los tribunales federales de la autoridad para detener de inmediato la siembra y venta de organismos genéticamente modificados (OGM) los cultivos de semillas, independientemente de cualquier problema de salud que puedan causar a los consumidores.

La disposición, también denunciado como un “informe de biotecnología,” debería haber ido a través de los Comités de Agricultura o judiciales para su revisión. En cambio, no se celebraron audiencias, y la pieza fue evidentemente desconocida para la mayoría de los demócratas (que tienen la mayoría en el Senado) antes de su aprobación como parte del HR 993, la ley de financiamiento de corto plazo que se aprobó para evitar un cierre del gobierno federal.”

El 26 de marzo, Obama firmó en silencio esta “Ley de Protección de Monsanto” garantizando legalmente la inmunidad de Monsanto. De esta forma el pueblo estadounidense no tiene ningún recurso legal contra este gigante de la biotecnología y que se enferma a decenas de millones de personas, y muchos millones más seguramente acabarán muriendo en lo que este informe MRNE llama el mayor apocalipsis agrícola en la historia humana, y como el 90% de la población de abejas salvajes (silvestres) en los EE.UU. ya ha desaparecido, y hasta el 80% de las abejas domésticas han muerto también.

Fuente: eutimes.net
Traducción y corrección de la traducción: Skiper

Antibióticos están matando a las abejas y no los parásitos

Científicos de la Universidad de Yale observan que son los antibióticos utilizados por los apicultores americanos en los últimos 50 años, los que causaron las muertes masivas en las colonias, y no los parásitos.
Dado que los investigadores descubrieron que las abejas se hicieron resistentes al primer antibiótico usado, aplicaron uno nuevo desde 2006, que  estaría causando un colapso, señaló las principal autora de un estudio de la Universidad de Yale, Nancy Moran, profesora de Ecología Evolutiva, en un comunicado del 30 de octubre.

Ningún patógeno o parásito es responsable de la muerte masiva, y muchos factores parecen estar involucrados en esto”, señaló Nancy Moran.

Los científicos observaron que las bacterias del tracto intestinal de las abejas estaban reaccionando con resistencia al antibiótico tetraciclina, que los apicultores empezaron a usar decenas de años atrás.
Los norteamericanos lo incorporaron ante la aparición de lo que llamaron la ‘peste americana’, sin embargo esto habría traído como consecuencia, la destrucción de las bacterias intestinales de las abejas, y la muerte masiva de las colonias, sostiene la doctora Morgan.

La profesora sugiere que estas bacterias las ayudan en la digestión, además de que repelen a los parásitos, por lo que el principal problema de salud para las colonias de abejas se inició con la introducción de este antibiótico.

Ocho bacterias intestinales benéficas, comunes en las abejas, adquirieron un gen que las hace resistentes a la tetraciclina, y este gen no se encuentra en los países donde no se permite el uso de antibióticos, advierte.

La doctora Moran destaca que “es interesante que los problemas principales de estas colonias se iniciaron al mismo tiempo que la introducción de un nuevo antibiótico en 2006”.

El equipo de estudio descubrió además que estos genes de resistencia contra los antibióticos en las bacterias, “pueden saltar entre las especies”. Se descubrió que se encuentran en otras especies independientes de bacterias, incluso en el intestino del hombre y en el de los animales.

La polinización de las abejas y la miel es fundamental para la agricultura, que además impacta en la alimentación y en la economía del país.

Fuente: Lagranépoca

Visto en: Alternativa 11

Nota dezpierta: Albert Einstein dijo: “si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían cuatro años de vida”.

¿Está el ser humano cavando su propia tumba? Con cada adelanto, la humanidad da un pasito más hacia el precipicio. Somos incapaces de calcular las consecuencias de nuestros actos y todos tienen repercusión futura.

Este mundo necesita ayuda externa, necesita al Salvador.

¡¡Jesús, vuelve pronto!!