Israel parece “haber vendido Jerusalén” al Vaticano

 24772_templo-de-jerusalen_bigUn acuerdo histórico ha sido redactado entre Israel y el Vaticano. Las autoridades israelíes han concedido al Papa un asiento oficial en la sala donde la última Cena se cree que ha tenido lugar, en el Monte Sión en Jerusalén, donde, según algunos investigadores, los reyes David y Salomón fueron enterrados.

Es la culminación de una larga campaña de la Iglesia Católica para recuperar la mayordomía religiosa sobre el lugar donde se cree que Jesús partió el pan y bebió el vino con sus discípulos en la víspera de su crucifixión.

Según nuestras fuentes, el acuerdo, que se espera que sea ratificado en junio próximo, le da al Papa una “autoridad especial” sobre el segundo piso del edificio, por lo que los peregrinos cristianos podrán celebrar actos religiosos como ya hizo el Papa Juan Pablo en 2000.

El acuerdo constituye capitulación de Israel a los esfuerzos del Vaticano para “cristianizar” el lugar, como cuando un convento católico fue construido en Auschwitz.

La Iglesia Católica ha pretendido por mucho tiempo el control sobre esa la zona en el monte Sión, a fin de convertirlo en un centro internacional religioso para los católicos. El anteproyecto del acuerdo dice lo siguiente: “Se deja en manos del Vaticano la custodia del Cenáculo de Tierra Santa, que mantendrá abierto de 6 a.m.-08 a.m. para la celebración de la Santa Misa”.

A largo plazo, el gesto aumentará las tensiones entre los Judios y los grandes activos del Vaticano. La Iglesia siempre ha estado trabajando para reducir los derechos de los judíos en Jerusalén, en la Ciudad Vieja. Ahora, después de que la autoridad musulmana expulsó a los cristianos del Monte del Templo y lo convirtió en una mezquita, es el turno del Vaticano para poner sus manos en la Jerusalén judía.

Es la orden de los franciscanos la que custodia, con la aprobación del Vaticano, los lugares sagrados, y promueve las campañas de los árabes contra Israel.

Ya en mayo de 2000, Yasser Arafat se reunió con algunos clérigos islámicos y cristianos en las oficinas presidenciales en Ramallah para respaldar la soberanía palestina sobre la Jerusalén árabe. Entre los sacerdotes que asistieron a la reunión, Diodoro I, patriarca de la Iglesia Ortodoxa Griega, Torkom II, patriarca de la Iglesia ortodoxa armenia, el católico Patriarca Michel Sabbah y funcionarios de la Custodia de Tierra Santa.

“Una reunión oficial tuvo lugar en Ramallah, Palestina, en el Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado de Palestina”. Esta es la nota oficial de la oficina de prensa del Vaticano sobre la reunión entre los representantes católicos y los representantes de la OLP, que tuvo lugar esta semana.

El Vaticano también está pidiendo a Israel el control de 19 sitios en Judea y Samaria y 28 en Jerusalén. La Iglesia Católica quiere discutir algunas propiedades en el Monte de los Olivos, Har Hazeitim, que es la historia misma del pueblo judío. Si desea mantener Jerusalén unida, usted tiene que mantener Har Hazeitim. El Vaticano lo sabe.

En 1989, denunciaron las autoridades católicas que Israel profanó el Cenáculo en el Monte Sión. Las acusaciones, que aparecieron en el periódico italiano Avvenire decían que los israelíes habían puesto una placa conmemorativa en el techo del Cenáculo. La placa se puso en marcha después de la Guerra de Independencia de 1948 en memoria de los soldados caídos en la Ciudad Vieja y cuya sepultura se desconoce. Cada año, las familias de las víctimas limpian la placa.

¿Por qué las autoridades católicas se quejan? El año pasado una acusación similar fue hecha por las autoridades católicas que Israel quiere “judaizar” el monte de Sión.

Si el Vaticano gana la soberanía sobre el Monte Sión, millones de peregrinos cristianos se congregarían en el sitio, y esto pondría en peligro la presencia israelí en el barrio judío de la Ciudad Vieja y el acceso judío al Muro Occidental.

El Vaticano quiere que los Judios de la ciudad vieja y al parecer el gobierno de Israel está de acuerdo con ellos. El convertir el Cenáculo en un activo de la iglesia católica es también una manera de profanar la santidad del lugar conocido como la Tumba de David.

El Vaticano y la Organización de Liberación de Palestina expresó una posición común en el Acuerdo Básico de 15 de febrero de 2000, destinada a apoyar el reconocimiento de un estatuto especial para la ciudad de Jerusalén. En el memorándum, firmado por funcionarios del Vaticano y la OLP, una organización dedicada a la deportación en masa de los Judios de Israel, la Iglesia Católica quiere que Israel renuncie a la soberanía del Muro de los Lamentos y el Monte del Templo. El preámbulo del Acuerdo Vaticano-OLP en Jerusalén demuestra que la actitud del Vaticano en la capital de Israel todavía está atascado en la imperdonable retórica antisemita de la década de 1940.

Hasta 1948, el acceso cristiano en el Cenáculo fue severamente limitado, ya que se utilizó como mezquita. Desde entonces, el Estado de Israel está comprometido con la protección de los lugares sagrados de todas las religiones, y garantizar el derecho de culto para todas las religiones.

Pero ningún gobierno israelí debe tolerar cualquier política de división “control compartido” o “internacionalización” que abre la puerta a un retorno al apartheid árabe de la ocupación jordana entre 1948 y 1967.

Jerusalén no está en venta. Durante miles de años, el área Cenáculo fue casi siempre totalmente cerrada a los Judios.

La soberanía sobre el Monte Sión es política, no sólo religión. El día después de que el Papa celebró una misa en el monte Sión en 2000, se trasladó a la sede de Yasser Arafat de apoyar el derecho de los palestinos a regresar.

Unos meses más tarde, la guerra de Oslo comenzó y Judios fueron sacrificados de nuevo en el altar de la “paz”, fue su última cena .

Esta semana(1 de Febrero 2013), el Vaticano en sus documentos oficiales comenzaron a referirse al “Estado de Palestina”.

Fuente: http://www.israelnationalnews.com/Articles/Article.aspx/12814#.UT7ex28swil

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) – El Vaticano elogió el reconocimiento implícito de la ONU de un Estado palestino el jueves y pidió un estatus especial para Jerusalén que garantice su internacionalidad, algo que seguro irritará a Israel.

La Asamblea General de Naciones Unidas de 193 naciones aprobó por abrumadora mayoría una resolución para modificar el estatus de observador de la Autoridad Palestina en la ONU de “entidad” a “estado no miembro”, el mismo estatus que el Vaticano.

 Fuente: reuters
Nota dezpierta: Nadie da puntadas sin hilo en este mundo Occidental. El Vaticano contó al principio con la ayuda del Islam para poder controlar y guerrear contra el mundo judío, pero no tuvieron en cuenta que los musulmanes no iban a ser unos fieles esclavos por la eternidad.
Así que perdiendo el control sobre el mundo islámico, también perdió el control sobre el centro geográfico de la fe mundial. Por eso, la élite cabalista tuvo que volver a ceder la soberanía de Palestina al sionismo para debilitar al islam en Palestina y al sionismo al mismo tiempo, adquiriendo una mejor posición para controlar los lugares sagrados.
Ahora que el sionismo se hace fuerte, el Vaticano apuesta por debilitarlo por medio de los musulmanes palestinos, esperando el mejor momento para saltar sobre su objetivo.
Jesús vuelve pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.