Asesino múltiple confiesa que la pornografía y la violencia lo incentivaron

Nota dezpierta: Es increíble comprobar el poder transformador de Dios, incluso en aquellos que la sociedad condena a muerte y destierra. Este asesino podría haber mentido, aunque como el afirma, de poco le serviría a horas de su ejecución.

Podríamos pretender exigirle lágrimas de arrepentimiento, pero lo que vemos en el vídeo es a un hombre que, aún a pesar de que va a ser ejecutado, se muestra con paz después de haber experimentado el perdón de Dios.

Algunos, como los padres de las niñas a las que asesinó, podrán sentirse frustrados al comprobar que aquel que les robó y abusó de lo que ellos más querían, está confiado en el perdón de sus gravísimos pecados y de la promesa de que Dios los lanza al abismo más profundo para no acordarse jamás de ellos.

Si ese hombre ha sido reformado por el Espíritu Santo, de seguro experimentará la resurrección y vivirá por la eternidad. Y aquello que para no nosotros no tiene solución, será solucionado por Dios, que dará a víctimas y agresor la oportunidad de perdonarse y de amarse.

Es cierto que su arrepentimiento no traerá de vuelta a esas mujeres y niñas, pero Dios sí puede traerlas y lo hará (si ellas habían entregado su vida en las manos de Jesús).

Pero la cuestión es que a horas de su muerte, este asesino aparentemente reformado por Dios, se preocupa de la sociedad que está por venir, los niños que como él en su juventud, hoy tienen acceso a la violencia y a la pornografía.

Tengamos en cuenta que este vídeo fue grabado en 1989, cuando no había videoconsolas como las de hoy, cuando no había internet, cuando el cine no mostraba lo que hoy muestra y cuando la calificación para las películas era bastante estricta.

Así que viendo las recomendaciones de este (digamos) ex-asesino en serie en contra de lo que el podía considerar pornografía y violencia en 1989 ¿no deberíamos alarmarnos grandemente por lo que está al alcance de los sentidos de los niños en 2013?

Prácticamente todos hemos comprobado el poder que las adicciones ejercen sobre el ser humano. Y es cierto que cuanto más joven es el individuo expuesto a un determinado vicio más se arraiga ese mal al ser y más difícil de controlar es.

La lascivia, la homosexualidad, la mentira, el robo, la violencia e incluso el asesinato se promocionan hoy desde todos los medios posibles, porque Satanás controla el mundo y a muchos de los que lo dirigen.

Cuidemos de nuestros niños y evitemos su exposición a estas herramientas de maldad. El aburrimiento de las ciudades promueve el visionado de programas y películas que no favorecen a una moral sana.

Procuremos salir al campo para que nuestros niños puedan maravillarse con todo lo que Dios puso a nuestro alcance para entretenernos. 

Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.