El gobierno de España anuncia que endurecerá el delito de desobediencia a la autoridad

El Ministerio del Interior, en coordinación con el Ministerio de Justicia, promoverá la reforma de los actuales delitos de desobediencia y de resistencia a la autoridad como un elemento de “disuasión” ante incidentes callejeros como los ocurridos en las últimas semanas en ciudades como Valencia o movimientos populares como el 15-M.

Así lo ha anunciado este martes el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su comparecencia ante la Comisión de Interior del Senado, en la que ha explicado las líneas generales de su departamento. El titular de Interior ha insistido en que los policías que actuaron en las calles de Valencia durante los altercados de finales del pasado mes de febrero sufrieron “vejaciones e insultos” por parte de algunos manifestantes violentos.

Fernández Díaz ha anunciado que propondrá la reforma del Código PenalPara acabar con situaciones de este tipo, Fernández Díaz ha anunciado que propondrá la reforma del Código Penal para combatir “comportamientos violentos” o “gravemente desobedientes” de las órdenes de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado.

El objetivo, según el ministro del Interior, es que los agentes cuenten con “instrumentos jurídicos eficaces” para hacer cumplir el objetivo constitucional de garantizar una convivencia social pacífica.

fuente: http://www.20minutos.es

Nota dezpierta: España avanza hacia el estado policial. Después de que Obama firmara una ley que desautoriza las manifestaciones públicas en contra del gobierno, el gobierno español avisa de que el desacato a la autoridad (es decir, actuar en contra de lo que el gobierno o el alcalde de turno ordene a las fuerzas de seguridad, aunque uno esté ejerciendo su derecho a protestar) será duramente castigado.

Pronto, no sólo será castigada la desobediencia durante altercados, sino que también será castigado mostrarse en contra de determinadas leyes que vulnerarán la libertad de conciencia y religiosa.

A esto le queda poco. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.